ENDOMETRIOSIS

La endometriosis es una enfermedad benigna que afecta a las mujeres durante su vida reproductiva.

Se produce cuando el endometrio, que es el tejido que recubre el interior del útero, se encuentra, de forma anómala, fuera de la cavidad uterina y se implanta en otras áreas anatómicas.

El endometrio está constituido por abundantes glándulas, así como por vasos arteriales y venosos. Su misión es facilitar la implantación del óvulo fecundado y permitir el desarrollo embrionario en los primeros momentos de la gestación. En el caso de que no se produzca el embarazo, el endometrio es expulsado al exterior del útero en forma de sangrado menstrual mensualmente.

Con esta enfermedad, la mujer sufre cambios menstruales en aquellos lugares donde se inserta el endometrio, produciéndose hemorragias cíclicas en zonas sin posibilidad de salida al exterior. Por eso el acúmulo crónico de sangre es un hecho habitual en la endometriosis, lo que provoca dolor, fundamentalmente menstrual.

Los lugares donde puede insertarse el endometrio fuera del útero son los siguientes, por orden de frecuencia:

  • Los ovarios.

  • Las Trompas de Falopio.

  • El músculo uterino y los ligamentos que lo sostienen.

  • El intestino.

  • El tabique recto-vaginal.

  • El aparato urinario, vejiga, uréter e incluso los riñones.

Endometriosis Vigo, Galicia, ourense_edited.jpg

No es infrecuente que se vean afectados uno o varios de estos órganos a la vez.

De forma excepcional, puede aparecer una endometriosis en áreas muy lejanas del aparato genital interno, como el pulmón, el cerebro, cicatrices quirúrgicas abdominales, etc., acarreando situaciones de extrema gravedad para las pacientes, especialmente en los períodos menstruales.

Síntomas

 

  • Dismenorrea o dolor menstrual. Se trata de dismenorrea secundaria, que aparece más tarde que la de los primeros meses de los ciclos menstruales, aumenta con el tiempo y se acompaña de otros síntomas típicos de la endometriosis. Ese dolor suele deberse a la formación de las prostaglandinas, que provocan fuertes contracciones uterinas.

  • Dispareunia o dolor con las relaciones sexuales. La penetración vaginal puede presionar alguna zona con afectación por endometriosis: ovarios, techo vaginal y ligamentos uterosacros.

  • Sangrado uterino anómalo. Muchas mujeres con endometriosis no presentan alteraciones menstruales ni pérdidas entre reglas, pero se puede alterar el ciclo endometrial y generar pequeñas pérdidas extemporáneas.

  • Problemas reproductivos. En algunas mujeres la esterilidad o la infertilidad son el motivo de consulta que permite diagnosticar la endometriosis.

La endometriosis puede producir infertilidad por:

  • Inflamación en el abdomen que impida la unión del óvulo y el espermatozoide.

  • Adherencias pélvicas que impidan el movimiento normal de las trompas e incluso las obstruyan.

  • Endometriosis en los ovarios que impida la normal ovulación y fabricar las hormonas sexuales.

  • Secreción de sustancias no habituales en el abdomen que entorpezcan el proceso normal de fertilidad.

  • Las mujeres con endometriosis presentan un riesgo mayor de aborto, que disminuye una vez corregida la enfermedad.