REVISIONES GINECOLÓGICAS PERIÓDICAS

Tu salud es la que está en juego

Te recordamos la importancia de atender las señales que manda el propio cuerpo y si observas un cambio en el flujo vaginal o en la menstruación, algún cambio en los genitales o algún bulto en la mama, acude inmediatamente a tu ginecólogo sin esperar a la siguiente revisión.

REVISIONES GINECOLÓGICAS VIGO

Existe un popularizado temor a ir al ginecólogo, y muchas mujeres se saltan sus revisiones periódicas por no pasar por lo que consideran un mal trago. Pero lo cierto es que las revisiones ginecológicas habituales son muy importantes para nuestra salud y pueden salvarnos la vida. Una revisión a tiempo puede evitarte un cáncer y los padecimientos que ello conlleva. Así que deja a un lado tu pudor y vence tu temor porque al fin y al cabo, el ginecólogo es un especialista médico más.

 

¿Cuándo acudir al ginecólogo?

 

En circunstancias normales, el inicio de las revisiones ginecológicas debe coincidir con el inicio de una vida sexual activa y, desde ese momento, continuar las revisiones durante toda la vida. Nunca se es demasiado joven para ir al ginecólogo ni demasiado mayor.

La frecuencia de las revisiones dependerá de cada mujer y de los factores de riesgo que presente su historial clínico y su historial familiar. La verdad es que para estar seguras y evitar riesgos lo ideal sería ir al ginecólogo una vez al año.